Sin duda, uno de los trabajos más gratificantes es el del voluntariado: dar parte de nuestro tiempo para ayudar a otros. Hay variadas formas de vivir el voluntariado en “El Salto”:

Recepción:

Ayudar en la recepción de pacientes es uno de los voluntariados más antiguos y necesarios en nuestro policlínico. Gran parte de nuestra labor se resume en el trato amable, cariñoso y atento hacia ellos, viendo en la persona que sufre a un hijo de Dios y en esta labor las voluntarias cumplen un rol fundamental.

Voluntariado creativo:

Cualquier otra ayuda que pueda prestarnos sólo tiene que contactarse con nosotros.